ESTUDIANTES CON TRASTORNOS DE APREDIZAJE NO PUEDEN SER RECHAZADOS

Con un llamado a establecimientos educativos oficiales y privados, la Secretaría de Educación municipal de Sincelejo, promueve la apropiación de los nuevos lineamientos que establece la Ley 2216 de 2022, para estimular procesos de inclusión educativa y desarrollo integral de niños, niñas y adolescentes con trastornos específicos de aprendizaje.  

“La ley reconoce los trastornos de aprendizaje como una condición especial que requiere atención y manejo integral, cosa que antes no estaba contemplada en el Decreto 1421 de 2017, que solo incluía discapacidad y talentos excepcionales”, expresó Leyla Sierra Pérez, profesional especializado de Cobertura Educativa. 

La funcionaria señala que la pandemia dejó al descubierto muchos trastornos de aprendizaje en niños, jóvenes y adolescentes, como dificultades en lecto-escritura y discalculia, que no estaban siendo contemplados en el sistema y requieren una caracterización especial y diagnóstico médico para ser atendidos.  

“ningún establecimiento educativo puede cerrar las puertas o negar el cupo a esta población, de hecho, ya los tenemos vinculados, pero hay que caracterizarlos. Tenemos muchos niños repitentes, que pierden materia y no les va bien y esto puede deberse a un trastorno que no ha sido identificado”, precisó. 

Ministerio de Educación destinará recursos  

La ley recién sancionada, incluye formación educativa para docentes y facilita la coordinación entre la entidad territorial y el Gobierno nacional para la identificación de trastornos específicos de aprendizaje en los estudiantes, destinando recursos para la atención y manejo de la población caracterizada.  

Todas las instituciones educativas deben acoger a los alumnos con dislexia, déficit de atención, hiperactividad, autismo o síndrome de Asperger, entendiendo que su proceso de inclusión va a exigir un manejo especial por las afectaciones en su capacidad para recibir, procesar, analizar o memorizar información.

La norma propone una categoría especial dentro del Sistema de Información de Matrículas (SIMAT). Los rectores deben incluir la educación inclusiva en los Programas Educativos Institucionales (P. E. I.)  y el Ministerio de Educación en conjunto con los establecimientos educativos, garantizará el refuerzo de los procesos educativos desde casa.