ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS DEBEN ACTIVAR RUTA DE ATENCIÓN

En atención a la Ley 1620 que rige desde el 12 de marzo de 2013, que da vida al Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, Sexuales y Reproductivos y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar, las 96 secretarías de educación certificadas del país, cuentan con una ruta para la correcta atención de casos que involucran a estudiantes y maestros del sector oficial o privado.

El llamado de la Secretaría de Educación municipal de Sincelejo es a activar la ruta y protocolos de abordaje pedagógico por parte de cada establecimiento educativo, haciendo uso del sistema nacional único de información para reportar casos de violencia, embarazo en adolescentes y entre otras situaciones que requieran inmediata atención.

La herramienta legal brinda a los actores del sector educativo los mecanismos de prevención, protección a los estudiantes, detección temprana y denuncia ante las autoridades competentes, de todas aquellas conductas que atenten contra la convivencia escolar, la ciudadanía y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes dentro y fuera de la escuela.

Situaciones que ameritan la activación de ruta de atención  

La Ley 1620 documenta el manejo a seguir ante tres situaciones que son clasificadas en tipo I, Tipo II y tipo III, la primera de ellas corresponde a conflictos y situaciones esporádicas que inciden negativamente en el clima escolar, sin generar daños al cuerpo o a la salud de los involucrados. 

Las situaciones tipo II, hace referencia a agresiones, acoso escolar (bullying), ciberacoso (ciberbullying), que no implican la comisión de un delito, pero se presentan de manera repetida o sistemática, con daños físicos o a la salud, sin generar incapacidad en los involucrados. 

Las situaciones tipo III, contemplan agresión escolar, delitos contra la libertad, integridad y formación sexual o cualquier otro delito establecido en la ley penal.

Para la atención de estos casos, la primera instancia es la institución educativa encargada de activar la ruta y reportar el caso a la plataforma habilitada por el Ministerio de Educación Nacional y las secretarías de educación son las encargadas de convocar a los miembros del Comité Municipal de Convivencia Escolar, para analizar los casos y tomar decisiones contundentes, según la gravedad de cada situación.