EN CERRITO DE LA PALMA CAMBIAN HALLOWEEN POR FIESTA DE LA INCLUSIÓN

Bajo el lema “las diferencias nos enriquecen”, maestras de la Institución Educativa rural Cerrito de la Palma, celebraron fiesta de la inclusión, reemplazando el Halloween por una jornada de actividades lúdicas, rondas y presentaciones, donde la población con discapacidad tuvo un papel protagónico.

“Tenemos 460 estudiantes, dentro de ellos 10 están en el programa de inclusión y la comunidad participa en esta actividad que desde hace varios años ha tenido buena aceptación”, manifestó Marcos Arrieta Contreras, rector de la institución.

Con el apoyo del equipo de inclusión que lidera la Secretaría de Educación, docentes, estudiantes y padres de familia, compartieron activamente.  

“Desde el 2018 cambiamos el día Halloween por el día de la inclusión, vinculamos a nuestros estudiantes regulares con todos los niños que están en el programa de inclusión; la mayoría tiene dificultad cognitiva y síndrome de Down”, afirmó Claudia Salgado psicóloga de la institución.     

Los docentes comprometidos con la condición indígena de los estudiantes, organizaron juegos tradicionales y danzas folclóricas para promover el rescate de la cultura y la integración.