DÍA A DÍA DE LA EDUCACIÓN A DISTANCIA EN SINCELEJO EN TIEMPOS DEL COVID-19

Carolina Fontalvo Abuchar, secretaria de Educación de Sincelejo, manifestó que el ente territorial, busca visibilizar los esfuerzos de 35 comunidades educativas oficiales,  obligadas a reinventarse, para hacer de la educación a distancia, una dinámica que promueva compromisos y procesos, como método para enfrentar la amenaza del Coronavirus, sin dejar de atender a la población escolar.

En razón a ello, se hará el reporte día a día, de la educación en Sincelejo, mientras dure el tiempo de la emergencia, como reconocimiento al trabajo de maestros, padres y alumnos.

INPES, 1.615 razones para salir adelante con la educación a distancia

La Institución Educativa para Poblaciones Especiales (INPES), al igual que el resto de instituciones educativas de Sincelejo, asumió el desafío de la educación a distancia en este tiempo de emergencia mundial por el Coronavirus, pero el reto para ellos, ha sido aún mayor, por la atención que exige una población de 1.615 estudiantes, que aparte de vulnerabilidad, registra un 14% de alumnos en  condición especial,  por diferentes tipos de discapacidad.

Miriam Mercado Pacheco, rectora del INPES, narró el balance registrado durante la primera semana de retorno a clases, con educación en casa.

“En esta primera etapa, el balance ha sido positivo, entendiendo la situación de las familias, que en muchos casos, no tienen equipos, buena señal ni conectividad; ellos están haciendo un gran esfuerzo y se apoyan en la solidaridad de vecinos y familiares, que por sus medios, les facilitan recibir guías y orientaciones, que los profesores están enviando a sus hijos”, afirmó.

Comprometidos con el nuevo reto

La rectora sostuvo que alrededor del 70% de su población trabaja los contenidos  de manera virtual, el resto recibe guías. “Gradualmente estamos llegando a sus casa, o ellos se acercan a la institución”, afirmó.  

Agregó que en estos momentos,  directivos, docentes, padres y estudiantes contribuyen a fortalecer la comunidad educativa para salir adelante.

“Maestros convertidos en verdaderos artistas, padres de familia convertidos en  verdaderos maestros; orientando con creatividad, amor y compromiso, las actividades de sus hijos, agradeciendo a los docentes lo que están haciendo por ellos. Estudiantes interesados y pendientes de las actividades. Maestros que sin violar las reglas de autocuidado, llegan puerta a puerta a entregarle a los niños el material, especialmente a los que tienen alguna discapacidad”, puntualizó Mercado Pacheco.